Fashionistas y Fashion Victims

Home / Fashionistas y Fashion Victims

Recientemente se llevó a cabo en Costa Rica la Gala Inaugural para la Exhibición de Traffic Museum.

Un momento dorado de la Moda en este país que me dio la oportunidad de conocer parte del patrimonio cultural e histórico de este país y contar con mucha información valiosa sobre cómo cada una de las piezas fueron elaboradas, quienes eran los diseñadores detrás de las creaciones, sus fuentes de inspiración, las técnicas de producción utilizadas pero, por sobre todo, me permitió observar mucho a la gente que asistió a esta Gala.

Gala Traffic Museum

Gala Traffic Museum

Llámenlo deformación profesional, pero con un vistazo no sólo pude darme una idea previa del background de la persona, sino determinar si realmente es alguien con algún criterio en materia de Moda y Estilo.

 

Esto último resultaba bastante sencillo dado que los allí presentes estábamos reunidos para celebrar la Moda, indiferentemente de la presencia de representantes gubernamentales, empresarios y demás personalidades de la vida pública tica, el enfoque del evento daba la libertad suficiente para jugar un poco y flexibilizar un tanto el protocolo que, en otras circunstancias, hubiera sido poco menos que imposible.

 

Por momentos mi atención se centró en mi admiración por ver a tanta gente atendiendo el dress code de etiqueta en una noche lluviosa y en pleno centro de la ciudad. Pero como me enseñaron en la Universidad, debí hacer un análisis despojado de emoción y comenzar con rigor metodológico a clasificar a mis objetos de estudio. Esto me llevó a hacer una distinción fundamental entre los asistentes: Fashionistas y Fashion victims.

 

32

Fashionistas a cualquier costo- Escena del film “The Bling Ring” de Sofia Coppola

 

 

Bastaría decir que el término “fashion victim” (el cual se le atribuye a Oscar de la Renta), se usa para referirse a las personas que son incapaces de identificar los límites reconocidos por el estilo, para entender que se trata de un término bastante peyorativo. Sin embargo, para mí no tiene que ver con la falta de gusto, ni con la incapacidad para armar un estilismo que medianamente rescate los principales assets de alguien.

kim-kardashian-2015-mtv-vmas-1

Kim Kardashian : ¿Fashion victim o Fashionista?

 

A efectos de este artículo voy a definir un (a) fashion victim como alguien incapaz de producir un concepto o identidad propia con la Moda y simplemente se limita a copiar lo que se ve en revistas, vitrinas, blogs o simplemente en otras personas.

 

NEW YORK, NY - MAY 04:  Sienna Miller arrives at "China: Through The Looking Glass" Costume Institute Benefit Gala at the Metropolitan Museum of Art on May 4, 2015 in New York City.  (Photo by Rabbani and Solimene Photography/Getty Images)

Sienna Miller, una de mis fashionistas preferidas – Gala “China: Through The Looking Glass” – Foto Rabbani y Solimene Photography/Getty Images)

 

Es decir, una persona que se anuló a favor de lo que llevaba puesto. Ahí empezaron los lugares comunes de trajes largos negros, sin ninguna gracia. Atuendos que difícilmente dejaban entrever la personalidad de su portador o portadora,  donde no había un toque personal que de alguna manera “desuniformara” a la persona que lo llevaba.

 

grace-coddington-met-gala-20151

Grace Coddintong, la fashionista por excelencia – Gala del Museo Metropolitano de NYC

 

Me habría encantado ver más color, con elementos como carteras, calzado, o complementos originales.

 

Por otro lado, y aunque se trató de algunos casos aislados, aunque no por ello menos contundentes, encontramos fashion victims en su forma más pura, es decir aquellos que gastan dinero en marcas y productos esperando que su imagen sea proporcional al costo de las piezas que visten.

Mary-Kate Olsen: ¿fashionista o fashion victim? Foto: Elder Ordonez/INFphoto.com

Mary-Kate Olsen: ¿fashionista o fashion victim? Foto: Elder Ordonez/INFphoto.com

Asistentes que vestidos de un determinado diseñador head to toe pensaron que estaban generando un propósito distinto al de “no tenía idea de que usar, y otro me vistió”.

 

Ahora bien, también los y las verdaderos fashionistas tuvieron sus 15 minutos de fama en este evento mágico para demostrar porque ese refinamiento y elegancia que se les confiere les permite crear en cualquier ocasión, un estilo propio.

 

DSC05276

Gala de Traffic Museum con Josh V. de Cooltrend

 

Elementos distintivos que a todas luces nos dejaron ver quienes estaban a la vanguardia y liderizaban a la fashionable people. Piezas ornamentales y originales para el cabello, accesorios extravagantes, bolsos fuera de lo común pero acordes con la ocasión, colores, estampados y transparencias; así como el aplomo para llevarlos me indicaban : empresario, diplomático, modelo, fotógrafo, fashion blogger, periodista de moda …

Gala del Traffic Museum con Estefania Acuña

Gala del Traffic Museum con Estefania Acuña

Algunos fashionistas de la noche pecaron con un tanto de exageración, pero igual aplaudo su atrevimiento y descaro. Especialmente porque a pesar de esa dosis de exageración lucían cómodos,  y se notó que en algunos casos eran prendas ya otras veces vestidas por ellos, probablemente aderezadas con accesorios más recientes u otros especialmente reservados para la ocasión.

 

Gala #trafficmuseum museum #elpatrimonionosviste #awrsone #talentonacional #patrimoniocultural

Gala Traffic Museum con Luis Barahona y Tony Daza

 

Es un secreto a voces para cualquier fashionista que no es necesario estrenar un outfit en cada ocasión. El arte consiste realmente en que ese mismo, luzca diferente y novedoso dependiendo del momento.

 

Es decir, que los y las fashionistas de la noche no sólo se vistieron para la ocasión, sino que mantuvieron su estilo personal pese al protocolo, el calor, y la lluvia.

 

Definitivamente el factor común para todos los asistentes en esa noche tan especial, fue su relación de amor por la moda. Tanto Fashionistas como Fashion Victims sienten un vínculo muy profundo con la Moda, aunque para estos últimos se trate de una relación un tanto disfuncional.  Pero, después de todo, no hay ninguna relación perfecta en la vida y en palabras de Guillaume Erner: “es posible que la Moda sea una esclavitud, pero, en todo caso, voluntaria”.

Leave a Comment