El Power Dressing se Renueva

Home / El Power Dressing se Renueva

Los problemas comenzaron desde que Juana de Arco se puso una armadura para luchar en un mundo de hombres.

Definitivamente desde tiempos antiguos las mujeres hemos tenido referentes de cómo debemos vernos en el mundo corporativo para reflejar autoridad y efectividad… lamentablemente estos referentes son todos masculinos.

 

KatieFergusTB175-copy

Estamos en presencia de una Nueva Era del Power Dressing- Foto Katie Fergus

 

Sin duda la ropa es una importante herramienta de comunicación, esa primera impresión y lo que dicha impresión genera en nosotros es fundamental para determinar el grado de influencia, poder, y hasta la posición que ocupamos.

 

Es por ello que desde que la mujer decidió desarrollarse profesional y laboralmente, se vio un tanto forzada a adoptar códigos de vestimenta propios de la moda masculina. Esto para evitar llamar la atención por algo más allá que su intelecto y habilidades gerenciales.

 

theresashoes5-a

Theresa May, Primera Ministra Británica, ha dado un nuevo sentido a la moda en la política en el Reino Unido

 

Sin embargo, el mundo ha cambiado (¿o será que los reclamos urgentes por una mayor equidad de género, son lo que lo han hecho cambiar?) y hemos pasado de tener referente como Margaret Thacher cuyo estilo personal fue importante en su momento pero, hoy nos parecen un tanto caricaturesco. A figuras como Hillary Clinton, Theresa May, Michelle Obama que han expresado su estilo y gusto por la moda sin que aparentemente esto menoscabe las expectativas que tenemos de ellas como seres inteligentes, eficientes y capaces.

1292729-1696798

Esta es Rachida Dati, ex Ministra de Justicia en Francia, podía ser confundida con una celebridad de alfombra roja

 

Esto sin entrar en el mundo de mujeres empoderadas que no están en el ámbito político y que quizás tienen un poco más de libertad protocolar a la hora de mostrar su estilo.

 

Es a ellas a las que quiero referirme, mujeres que le muestran al mundo que está bien poder ir de tiendas, seguir las tendencias; y poder discutir de finanzas y estrategias gerenciales al mismo tiempo. Sin tener que considerarlas vacías o superficiales. La imagen y lo que expresamos con ella dejaron de ser un asunto trivial.

 

NATALIE2_a_520356b

Natalie Masement es la fundadora de Net-a-Porter y miembro del Fashion Bristish Council

 

Hace unos años tuve la oportunidad de tener una jefa cuyo estilo se distinguía por su femineidad, y si bien al principio esto me intrigo, y hasta me hizo cuestionarla un poco. Me percaté que ello, no influía ni por un minuto en su rol como lideresa. Por el contrario mostraba un aspecto de su personalidad creativo, amante de la practicidad y del buen gusto.

 

01Hadid2Obit-master1050

Zaha Hadid, arquitecta anglo iraní, recientemente fallecida impuso un nuevo estilo en la arquitectura contemporánea

 

El legado de mujeres poderosas (en términos de proyectar confianza en sí mismas) como Frida Khalo (artista plástica mexicana) o Zaha Hadid (arquitecta anglo iraní), ha sido el decirnos que el empoderamiento va de la mano de la creatividad y de la seguridad con la que mostremos nuestro propio estilo.

 

En todos los ámbitos las nuevas referentes del power dressing como Alfiya Kuanysheva (Batt Corporation), Rachida Dati (ex Ministra de Justicia en Francia), Susy Menkes (periodista de moda), Natalie Massement y Carmen Busquett (miembro del British Fashion Council y fundadoras de Net-a-Porter ), nos retan a ser nosotras mismas. Nos invitan a no ocultarnos dentro de una armadura y negar nuestra femineidad, demostrando con ello que cada vez más el talento, la inteligencia emocional y el manejo de relaciones interpersonales eficaces son más importantes para triunfar que lucir como un jugador de rugby.

 

lbb-main_2251648a

Carmen Busquet, es considerada la “hada madrina” de las fashion e-commerce. Inicio Net-a-Porter, entre otras, empresa que hoy vale 1,5 billones de dólares.

 

Aun no hay nada definitivo, el mundo sigue cambiando y todas estamos en la construcción de esta nueva era en el que la ropa es uno más de los elementos del poder.

 

 

Comments

    Jéssica Cerdas

    Me encantó! y lo relaciono mucho con la experiencia que narra Chimamanda Ngozi en su libro “Todos deberíamos ser feministas” Le comparto un extracto:

    Estoy intentando desprender muchas lecciones de género que interioricé al crecer.
    Pero a veces me sigo sintiendo vulnerable ante las expectativas de género. La primera
    vez que impartí una clase de postgrado de escritura estaba preocupada. No por el
    temario, porque lo tenía bien preparado y estaba enseñando lo que me gustaba. Lo
    que me preocupaba era qué ropa ponerme. Quería que me tomaran en serio.
    Yo era consciente de que, por el hecho de ser mujer, automáticamente tendría que
    demostrar mi valía. Y me preocupaba el hecho de resultar demasiado femenina. Tenía
    muchas ganas de ponerme brillo de labios y una falda bonita, pero decidí no hacerlo.
    Llevé un conjunto muy serio, muy masculino y muy feo.

    La triste verdad del asunto es que, en lo tocante a la apariencia, seguimos teniendo al
    hombre como estándar, como norma. Muchos pensamos que cuanto menos femenina
    se vea una mujer, más probable es que la tomen en serio. Un hombre que va a una
    reunión de trabajo no se pregunta si se lo van a tomar en serio en base a la ropa que
    lleva puesta, pero una mujer sí.
    Desearía no haber llevado aquel traje tan feo aquel día. Si hubiera tenido la confianza
    que tengo hoy para ser yo misma, mis alumnos se habrían beneficiado todavía más de
    mis clases. Porque me habría sentido más cómoda y más yo misma de una forma más
    plena y verdadera.
    He decidido no volver a avergonzarme de mi feminidad. Y quiero que me respeten
    siendo tan femenina como soy. Porque lo merezco. Me gusta la política y la Historia, y
    cuando más feliz soy es cuando estoy teniendo una buen discusión intelectual. Soy
    femenina. Felizmente femenina. Me gustan los tacones altos y probar pintalabios. Es
    agradable que te hagan cumplidos, tanto los hombres como las mujeres (aunque si
    tengo que ser sincera, prefiero los cumplidos que vienen de mujeres elegantes), pero a
    menudo llevo ropa que a los hombres no les gusta, o bien no la “entienden”. La llevo
    porque me gusta y porque me siento bien con ella. La “mirada masculina”, a la hora de
    dar forma a mis decisiones vitales, es bastante anecdótica.

    Fue más que un extracto ja ja

    Reply
      admin

      Jessica, muchas gracias por compartir este extracto (jajaja!). La verdad creo que todas las mujeres en alguna ocasión, hemos sentido la presión de que el cómo lucimos pueda afectar negativamente la percepción de nosotras como profesionales, madres, esposas, etc. En mi caso muy personal, durante años sentí que por gustarme estar a la Moda y experimentar con ella podía ser percibida como “frívola” entre mis colegas sociólogos. Hoy por hoy, y mucho más segura de mi misma, entiendo que el tener mi vena fashionista es parte de mi y no me va a ser menos o más brillante de lo que soy. Abrazos

      Reply

Leave a Comment