Moda: ¿Sustentabilidad o Greenwashing?

Home / Moda: ¿Sustentabilidad o Greenwashing?

Tengo que confesar que sentí un cierto alivio con las medidas recientemente adoptadas por Zara.

El Grupo Inditex, conglomerado español de fabricación textil y cadenas retail, se sumó recientemente a marcas y casa de moda como: Uniglo, Burberry y Stella McCartney adoptando políticas progresivas para sumar en pro de la conservación del medio ambiente.

 

the-true-cost-2015-1080p-bluray-x264-yify-mp4_20150912_102415-331

 

Zara, su marca insignia se ha comprometido a iniciar cambios sustanciales en: gestión de desechos, incorporación de materiales producidos de manera sostenible, eliminación de químicos peligros de su cadena de suministros, reducción de la utilización del plástico y migración a tecnologías limpias a partir del este año con meta al año 2025.

 

Por supuesto estas medidas me dan alivio y creo que no hay persona en el mundo que no celebrara el potencial efecto cascada que estas medidas podrían generar en más empresas del sector moda, la segunda industria más contaminante del mundo, de manera de comenzar a adoptar medidas urgentes para frenar los efectos perjudiciales de sus procesos productivos.

 

maxresdefault

 

Ciertamente, la posición de Zara, ha fijado bien alta la barra en materia de sostenibilidad para el sector por lo que, pronto ser sostenible ya no será más un diferenciador, o una ventaja competitiva para las marcas; sino una características mandatoria como lo es la calidad de los acabados o la originalidad de los diseños.

 

Ahora bien, la polémica (que comparto) alrededor de esta repentina consciencia ambiental de Inditex tiene que ver con la forma en que han interpretado el término “sustentable”. Pues éste va más allá de lo ambiental e involucra la capacidad de generar cambios en lo social y en lo económico de manera de satisfacer las necesidades de las generaciones de hoy, sin comprometer el bienestar de las generaciones futuras.

 

IMG_19541

 

Tomando esto en cuenta, se me hace difícil ver como estas nuevas políticas de Inditex van a generar cambios holísticos en pro del desarrollo sustentable cuando en ninguna parte se mencionan medidas referentes a los derechos humanos, específicamente laborales, o bien al mejoramiento de las condiciones de trabajo de los y las empleados textiles. Especialmente, cuando la empresa ha sido señalada en innumerables ocasiones por contar con contratistas cuyos trabajadores (mayoritariamente mujeres) laboran en condiciones infrahumanas con altos riegos de higiene y salubridad, con salarios muy por debajo del mínimo de ley, sin beneficios de ninguna clase y con denuncias de contratación de mano de obra infantil. Recordemos los infames casos del Rana Plaza y Tazreen Fashion, entre otros, donde queda en evidencia el poco interés de los conglomerados textiles en sus trabajadores.

 

1532705226_archive_1_portada

 

Aunado a esto, es complicado pensar en una política de sustentabilidad en una empresa que debe su éxito comercial a una dinámica de producción masiva que genera un total de 500 piezas nuevas cada semana, que se traducen en más de 20.000 artículos diferentes al año.

 

El sector moda debe adoptar medidas urgentes para mitigar el impacto ambiental, pero también evaluar hacer cambios estructurales en su esquema de negocios para incorporar acciones consistentes enfocadas al desarrollo sustentable. Nadie dice que es fácil, pero sin duda pequeñas acciones de impacto real serán siempre mejor recibidas que el greenwashing.

 

La mano de obra en la industria textil es predominantemente femenina y en muchas regiones del mundo las condiciones laborales  y salariales de estas se acercan a los de un régimen de esclavitud

La mano de obra en la industria textil es predominantemente femenina y en muchas regiones del mundo las condiciones laborales y salariales de estas se acercan a los de un régimen de esclavitud

 

Los consumidores, debemos ser vigilantes e hilar fino en lo que se refiere a inclinarnos por una u otra marca debido a sus políticas de sustentabilidad. No necesariamente todo lo que brilla es oro (¿o debería ser verde?) en la adopción de medidas ambientalmente amigables, es nuestro deber (y derecho) estar mejor informados para adoptar patrones de consumo responsable.

Lo que sí es definitivo, es que la capacidad de transformación real que la industria de la moda pueda realizar hoy, no sólo asegurará su espacio en el mercado en el futuro cercano; sino la preservación de nuestro planeta.

 

Leave a Comment