Apropiación Cultural: el nuevo pecado capital del mundo globalizado

Home / Apropiación Cultural: el nuevo pecado capital del mundo globalizado

Vivir en nuestro mundo globalizado tienen innumerables ventajas.

El sector moda no se queda fuera de disfrutar ellas al conocer, influirse y rodearse de la cultura, los estilos, y las tradiciones artesanales de diversas regiones. La globalización es un fenómeno que unifica y masifica estilos.

Yo misma disfruto de tomar prendas artesanales en mis viajes y usarlas con pequeñas variaciones para adaptarlas a la vida contemporánea, pero trayendo a ésta, los colores, las texturas y las historias de sus creadores milenarios.

 

El mundo globalizado nos acerca a culturas milenarias

El mundo globalizado nos acerca a culturas milenarias

 

Ahora bien, hay una polémica enorme entorno a este tema que se ha generado cuando marcas y diseñadores reconocidos se dejan llevar más allá de la inspiración que estas piezas o técnicas les provocan y toman elementos de manera literal para integrarlas a sus colecciones, muchas veces sacándolas de contexto y sin reconocer el mérito de sus creadores originales.

 

La apropiación cultural, es un término y una práctica muy compleja pues puede confundirse con la inspiración o bien con la asimilación cultural. Sin embargo, hay ciertas premisas que nos ayudan a reconocerla y a ser cuidadosos para no alentarla y mucho menos ser partícipes de ella.

 

La colección primavera-verano 2016 de Valentino, "inspirada" en el cultura Masai,  a pesar de la belleza de sus prendas, no pudo evitar ser catalogada como apropiación cultural.

La colección primavera-verano 2016 de Valentino, “inspirada” en el cultura Masai, a pesar de la belleza de sus prendas, no pudo evitar ser catalogada como apropiación cultural.

 

Lo primero es la definición, la apropiación cultural es cuando una cultura mayoritaria toma elementos, por los que ha sido discriminada o sometida, de una cultura minoritaria y los vuelve suyos. Esto desconceptualizando dichos elementos, así como su origen y significado banalizando su uso.

Muchas veces se realiza con grupos que tienen poco derecho a replica y no cuentan con protección legal pues su herencia cultural no goza de derechos de propiedad intelectual. Un factor decisivo para identificar la apropiación cultural es el hecho de perseguir fines comerciales con la manipulación de elementos de herencia cultural, sin que de ella se beneficie la cultura de origen.

 

La cultura Bihor (Rumania) respondió frontalmente al plagio de Dior en su colección Otoño-Invierno 2017, cuando no sólo copió sus diseños, sino que en ningún caso dio los créditos correspondientes.

La cultura Bihor (Rumania) respondió frontalmente al plagio de Dior en su colección Otoño-Invierno 2017, cuando no sólo copió sus diseños, sino que en ningún caso dio los créditos correspondientes.

 

Valentino, Marc Jacobs, Isabel Marat, Chanel, son algunas de las muchas marcas que han sido acusadas de tomar elementos de culturas foráneas sin reconocer, homenajear o celebrar la cultura de donde fueron extraídos. Reduciendo prácticas ancestrales a fines netamente comerciales.

 

En muy contados casos, los grupos minoritarios han logrado resarcir los daños y ser reconocidos como fuente originaria de inspiración. En aun menor proporción, se ha logrado que los y las diseñadores en colaboración orquestada codiseñen con las comunidades colecciones y piezas increíbles que no sólo son hermosas y usables, sino que nos traen con respeto el aprecio por técnicas y sabiduría de un grupo étnico o cultura a la que de otra forma no tendríamos acceso. 

 

Las cadenas retail como Mango, también han incurrido en numerosos casos de apropiación cultural.

Las cadenas retail como Mango, también han incurrido en numerosos casos de apropiación cultural.

 

Parece una nimiedad, cuando vivimos en un mundo de híbridos culturales donde al parecer no existe nada 100% auténtico. Pero como consumidores responsables, tenemos el deber de educarnos y valorar tanto lo que nos es propio, culturalmente hablando, como lo de culturas ajenas a la nuestra.

Así que cuando decidas usar un turbante, un penacho de plumas, una blusa bordada con diseño otomí o cualquier otra prenda que tenga para ti referencia exóticas o multiculturales, infórmate de sus orígenes, por quien fue elaborada, en qué condiciones. Si directamente estas adquiriendo tus prendas en un mercado de artesanías, no regatees, valora el trabajo y la dedicación que se ha invertido en la prenda u objeto que compras.

 

Este  quexquémitl (prenda tradicional destinada a cubrir el torso femenino) es de Chiapas. Foto Jessica Schultz

Este quexquémitl (prenda tradicional destinada a cubrir el torso femenino) es de Chiapas. Foto Jessica Schultz

 

Recuerda que la moda es un vehículo para la transmisión de un mensaje y muchas veces nuestras escogencias puede interpretarse como una posición ideológica.

 

Usar prendas con historia, produce una sensación de absoluta armonía y la seguridad de usar algo único e irrepetible, lo que le confiere a nuestro estilo un sello totalmente original. En nuestro mundo globalizado buscamos cada vez más lo artesanal (o de inspiración cultural) como un valor de confianza y autenticidad, pero tenemos que conocer, indagar acerca de lo que usamos para ser incluyentes y respetuosos.

 

Leave a Comment