Lo que nos espera en la industria de la Moda en el 2019

Home / Lo que nos espera en la industria de la Moda en el 2019

Más allá de la lapidaria frase de Li Edelkoort sobre la muerte de la Moda.

 

Creo que lo que, a esta industria, como a muchas, les ha tocado hacer es reinventarse continuamente. Pero esto es intrínseco cuando nos referimos a la Moda que por definición cada temporada, nos muestra ideas renovadas sobre colores, prendas y siluetas.

 

Foto Samuel Sánchez

Foto Samuel Sánchez

 

Pues bien, el inicio de un nuevo año calendario nos pone a la expectativa de lo que va a suceder en los próximos 365 días con un sector que nos apasiona. Desde luego, la idea no es ser pitonisa, ni leer en la bola de cristal sino simplemente estar atentos a las corrientes e indicadores que vienen perfilándose desde hace unos seis meses y que pareciera, terminarán consolidándose en este nuevo año.

A continuación, les refiero, a mi modo de ver, las cuatro más resaltantes.

 

La ética es el nuevo negro

La creciente conciencia e interés de los consumidores sobre quienes hacen su ropa y cómo se integra en los ciclos de producción de las marcas las posibilidades de reutilización y reciclaje, son factores claves que determinaran el éxito de mercados y marcas emergentes.

Velar por condiciones laborales éticas y ambientalmente amigables donde prive la justicia social a los intereses comerciales, son factores en extremo delicados y que deben ser transparentes y trazablemente expresados por las marcas si pretenden sobrevivir a largo y mediano plazo.

 

1532705226_archive_1_portada

 

Para la Generación Z y Millenials, público clave de los mercados y marcas de hoy, hay una preocupación genuina sobre sus hábitos de consumo y estarán cada vez más dispuestos a actuar en pro de hacerlos cónsonos con principios éticos de sustentabilidad que generen cambios sustanciales en la industria de la moda.

 

La reinvención del lujo

Pese a su crecimiento abrupto en los últimos 5 años, y que no hay una baja significativa en los niveles de consumo a la fecha. Se prevé que los controles establecidos en China (gigante en el consumo de artículos y marcas de lujo) a la importación de bienes de lujo personales, hará una mella importante en el sector.  Goldman Sachs, uno de los grupos de banca de inversión y de valores más grande del mundo, pronostica una disminución de ventas del sector del 7% al 5%.

 

1475490718_759130_1475693855_noticia_fotograma

 

Esto exigirá a las marcas de alta gama, ofrecer más a su clientela. Incrementar la experiencia de compra y las posibilidades de personalizar sus productos. Aparentemente el legado y la historia detrás de los mismos ya no son factores claves para diferenciarse en el mercado.

De igual forma, América Latina (especialmente Brasil, México y Colombia) y África aparecen como mercados emergentes para el consumo de marcas de lujo, pero, también en la creación basados en milenarias prácticas artesanales, de piezas completamente exclusivas, únicas y cargadas de historia que pudieran conformarse en nichos para el “nuevo lujo”.

 

Más tecnología

La tecnología en la industria de la moda, además de ser aplicada al proceso de producción para ir de la mano con ciclos menos contaminantes, más rápidos y seguros, también enfrenta el reto de implementar nuevos diseños, más funcionales y prácticos con fibras que no sólo luzcan bien, sino que sean eco amigables, cómodas de llevar y en algunos casos permitan que la prenda se integre a la aparición de tecnologías disruptivas.

 

Trends Trend Trending Trendy Fashion Style Design Concept

 

Así mismo la comercialización de las prendas está virando a decisiones de compra influenciadas, casi en 100%, por las redes sociales.  Esto sin mencionar que el proceso de compra se perfila a ser completamente digital y remoto a través de mecanismos on line.

 

El descenso de los influenciadores

Mucho se ha hablado del fenómeno de los y las “influencers”. Este encontró su pico máximo hace unos 10 años y ha comenzado un rápido descenso. El futuro parece estar marcado por personas “más humanas” y “reales” con un efecto más directo sobre sus comunidades de seguidores.  Celebridades y famosos, de acuerdo con las estadísticas, han perdido credibilidad y son percibidos por las audiencias como mercenarios que parecen estar dispuestos, siempre y cuando haya comisión de por medio, a recomendar un producto aun cuando en lo personal, ni lo conozcan, ni lo consuman.

 

20181203230219-GettyImages-882743024

 

En un contexto de incertidumbre en el crecimiento, con consumidores cada vez mejor informados y más participativos, se hace urgente un cambio de paradigma en la industria de la Moda. El futuro lo marcaran la agilidad, digitalización y velocidad, así como la capacidad para adoptar posturas activas y auténticas en temas sociales, satisfacer las demandas de los consumidores de transparencia y sostenibilidad y, lo más importante, tener el coraje de transformar su propia identidad y las fuentes de éxito tradicional.

 

Esto es parte de esa revolución de pequeños pasos, de esa vorágine en la que poco a poco la Moda irá renovándose y asimilando el volver a los principios de la innovación y desterrando al marketing como componente único del proceso creativo; dando más espacio a la promoción de las nuevas marcas y los nuevos talentos.

 

Leave a Comment