Mujeres Trasvestidas

Home / Mujeres Trasvestidas

I have enough troubles figuring out how to be a woman in a men´s world, without trying to be a woman pretending to be a man in a men´s world” Miranda Hobbes- Sex and The City.

 

Una de estas tardes lluviosas, repasé la lectura de uno de mis libros favoritos de Isabel Allende: “La Hija de la Fortuna”. En la obra, la protagonista vestida de hombre, forma parte de la conquista del Oeste Norteamericano y con ello logra tomar conciencia plena de sí misma como persona y descubrir el valor y el coraje que eran parte de su personalidad.

 

 

Y de repente… ¡ tuve una epifanía! Me percaté que a lo largo de la historia mujeres como Juana de Arco, las hermanas Bronte, Aurora Dupin o Dorothy Lawrence, se hicieron pasar por hombres para poder hacer o decir aquello que les apasionaba. Su deseo no tenía nada que ver, en muchos casos, con una necesidad real de hacer un cambio de sexo Se trataba más bien de poder disfrutar de una serie de ventajas y de las libertades que las convenciones de la época le negaban al género femenino.

 

En pleno siglo XXI estás historias parecen estar superadas, pero las mujeres seguimos usando la ropa como símbolo de poder y como elemento para acceder al mismo, especialmente en el mundo corporativo. Después de todo, el poder ha llevado, tradicionalmente, ropa de hombre. Entonces, ¿por qué no usarlo como salvo conducto para ser consideradas iguales?

Margaret Thatcher - Primera Ministro Británica 1979-1990

Margaret Thatcher – Primera Ministro Británica 1979-1990

La emblemática Margaret Thatcher, Primera Ministra Británica, en sus trajes monocromáticos con accesorios minimalistas, cabello inamovible y expresión incólume, fue por mucho tiempo el modelo de mujer poderosa que copiamos a la perfección las mujeres con la ambición de escalar en el mundo de los negocios. Los diseñadores a nivel mundial respondieron a esa demanda: Ralph Lauren, Ann Taylor, Hugo Boss, etc., brindaron más y más siluetas alejadas del contorno femenino, curiosamente, para potenciar la igualdad.

 

 

 

 

 

 

giorgio-armani-fw-2012

Giorgio Armani

Desde la introducción del power suit, tan perfeccionado por Armani, creador de la chaqueta desestructurada, las damas hemos recurrido a la estética masculina para representar autoridad y confianza. Con ello sólo logramos acentuar estereotipos bajo los cuales lo femenino es “poco serio”, y que sólo “disfrazándonos” de hombre podíamos mostrar nuestras competencias. El closet de la ejecutiva de los 80 y 90 se llenó de trajes oscuros, hombreras pronunciadas y una silueta de jugador de rugby. Sin embargo, eso no logró mucho más que la ilusión del poder. Apenas un puñado de mujeres se movía en la alta gerencia de las empresas o estaban en cargos de decisión.

Sin embargo, el tiempo parece obrar a favor de un nuevo paradigma en el vestir de la mujer ejecutiva.

 

No solamente porque la mujer ha conquistado valiosos espacios, sentado precedentes y demostrado su competencia a todos los niveles estableciendo el valor de un nuevo liderazgo. Sino también porque el mercado laboral se ha flexibilizado.

 

La entrada de las empresas punto com y la máxima representación del éxito comercial de figuras como Bill Gates, en pantalones kakhis y zapatos casuales, además de un mercado colapsado por crisis financiera tras crisis financiera, mandan señales constantes de que el power suit representa los antivalores para las empresas e instituciones del siglo XXI.

 

10_50a1c5b5-8750-489a-9434-50bb7ad9202d

Diane Von Furstenberg durante la campaña del wrap dress circa 1978

Vemos siluetas más suaves y holgadas, tanto para damas como para caballeros, la aparición de color y no sólo neutros, y el regreso triunfal del vestido, cuyo primer acercamiento a la joven mujer ejecutiva fue hace 25 años con el célebre wrap dress de Diane Von Furstenberg. ¡Prada propone trajes enteros estampados para sentar un verdadero precedente de estilo personal en la oficina! La individualidad y la atención a las tendencias en la moda ya no es una característica que desilusione en el perfil de una profesional ejecutiva, no necesitamos travestirnos para ser tomadas en cuenta, ni para demostrar calidad y excelencia en nuestra gestión.

No tenemos más que ver las referencias fílmicas o televisivas como: Devil´s wears Prada, The Good Wife, Sex and the City, Empire, entre otras, para darnos cuenta que Poder en estos días es proyectar lo que eres, y reflejar a través de tu ropa cómo te sientes acerca de ti misma.

 

 

 

 

 

 

 

El reciente Foro Forbes “Mujeres Poderosas: redefiniendo el Poder”, realizado en Costa Rica, mostró un variopinto cuadro de estilos y looks en las mujeres más representativas de la sociedad, el gobierno y el empresariado nacional, y nos dio claves de cómo cada vez más las mujeres pueden ser libres de mostrarse como tales en el ambiente laboral demostrando que les importa cómo lucen, sin con ello perder autoridad o dejar en entre dicho sus capacidades.

 

 

 

Michelle Obama

Michelle Obama- Primera Dama de los Estados Unidos

Después de todo, una de las características de una lideresa es su capacidad de tomar riesgos y su autenticidad. ¿Qué elemento más inmediato que la Moda y el Estilo para marcar referencia y ser motivo de inspiración?

Leave a Comment