¿Usar Piel, o no? He ahí el dilema

Home / ¿Usar Piel, o no? He ahí el dilema

Desde hace ya un tiempo vengo experimentando un profundo dilema.

Verán, como muchos de ustedes saben, soy inmigrante. Y al igual que muchos inmigrantes por siglos, he entendido que es imposible llevarte todo contigo, pero, lo poco que conservas de tu terruño, familia y /o amigos, lo que representa tus afectos y recuerdos se convierten en objetos de culto, así como de valor incalculable.

 

Recientemente mi mamá, en una visita a México, me trajo de regalo una estola de piel (si, de piel auténtica), que había sido de mi bisabuela.  Para mi mamá, estoy segura, fue una oportunidad de oro para deshacerse de una estola de piel inusable en el cálido clima de Caracas, y al mismo tiempo ofrecerme un recuerdo que me vincula a las fantásticas mujeres de mi familia y que, sin duda podría usar en Ciudad de México en la temporada fría.

 

Tengo que decir que, a pesar del tiempo y las distancias, la estola se conserva bastante bien. Aunque está claro que deberá pasar por una limpieza profesional, al igual que por una transformación de estilo y forma para que pueda volver a ser usable en pleno siglo XXI.

 

La diseñadora Stella McCartney,  ha estado fuertemente en contra del uso de pieles de animales en la industria de la moda, el cual cataloga de "inmoral, cruel y bárbaro".

La diseñadora Stella McCartney, ha estado fuertemente en contra del uso de pieles de animales en la industria de la moda, el cual cataloga de “inmoral, cruel y bárbaro”.

 

Allí comenzó mi predicamento. ¿Cómo vestir una piel auténtica si soy amante de los animales y no tolero su tortura para fines comerciales? Pero, por otro lado, no puedo simplemente deshacerse de una pieza que me recuerda mis afectos más profundos de infancia y juventud. ¿Cuál será la solución a este dilema casi de carácter ético?.

 

Recientemente, son muchas las casas de moda que han asumido una postura cruelty free o anti-fur  dejando de incorporar pieles exóticas y de otro tipo en sus colecciones. Prada, Fendi, Michael Kors, Armani, Calvin Klein y la emblemática Stella McCartney, son sólo algunas. Lo cual ha dado paso al desarrollo de tecnologías muy sofisticadas para la creación de fibras de materiales reciclados, telas orgánicas y tejidos ecológicos para sustituir el cuero. Dado los costos de producción y calidad de los resultados, podríamos llamarlo el nuevo “lujo verde”.

 

La industria de la peletería genera 40 millones de dólares al año. Los defensores de los animales y activistas anti-pieles denuncian que en la producción acaban con 50 millones de animales al año.

La industria de la peletería genera 40 millones de dólares al año. Los defensores de los animales y activistas anti-pieles denuncian que en la producción acaban con 50 millones de animales al año.

 

Ahora bien, no hay necesidad de llevar piel para caer en dilemas éticos. Un suéter de lana o de alpaca puede ser igualmente ofensivo para los defensores de los animales, ya que el proceso de su obtención es igualmente cruel, aunque el animal no sea necesariamente sacrificado en el mismo.

 

La opción menos lujosa a usar pieles auténticas es el faux fur, o piel falsa que, si bien es infinitamente más económica, tiene la desventaja de estar fabricada con derivados del petróleo y fibra sintética, que es altamente contaminante en su proceso de producción y no es biodegradable.

 

Es decir, que el problema y la solución al uso de pieles auténticas siguen siendo parte de un delicado y candente debate.

 

"Ningún conejito (a) debería sufrir por la moda" este era el lema de PETA (People for Ethical Treatment for Animals) en las manifestaciones durante la Semana de la Moda en Londres en 2014.

“Ningún conejito (a) debería sufrir por la moda” este era el lema de PETA (People for Ethical Treatment for Animals) en las manifestaciones durante la Semana de la Moda en Londres en 2014.

 

Mientras tanto acá estoy yo, entre los ecologistas y animalistas. Con mi modesta piel de hace 50 años que muero por usar para honrar el recuerdo de mi elegantísima bisabuela en mi vida cotidiana y me cuestiono si el usarla tantos años después, conservarla, y la posibilidad de vestirla hasta la saciedad, justifica el sacrificio de los animales que sirvieron para fabricarlo.

 

A estas alturas, no puedo deshacer el daño ya causado, pero, si evitar generar nuevos.

 

Para el polémico y recientemente fallecido, Karl Lagerfeld, la empatia por zorros y chinchillas, tenia un límite: el sentido común.

Para el polémico y recientemente fallecido, Karl Lagerfeld, la empatia por zorros y chinchillas, tenia un límite: el sentido común.

 

Al restaurar la antigua pieza de mi abuelita mi intención no es estimular el uso de pieles de animales, sino más bien valernos de esas prendas que ya están allí y sacar el máximo provecho de ellas. Aplicando el principio de la reutilización, en lugar de adquirir una pieza nueva que probablemente no pueda garantizarme un periodo de vida tan largo como el de esta prenda vintage, y además genere al terminar su vida útil una huella de carbono mayor a la de esta piel que, sin cuidados, y en contacto con los elementos, se desintegrará en menos de dos meses.

 

Naomi Campbell (modelo británica) ha estado en el centro del debate anti fur, luego de haber protagonizado la campaña de PETA ( People for the Ethical Treatment  of Animals) ha aparecido publicamente luciendo prendas hechas de piel.

Naomi Campbell (modelo británica) ha estado en el centro del debate anti fur, luego de haber protagonizado la campaña de PETA ( People for the Ethical Treatment of Animals) ha aparecido publicamente luciendo prendas hechas de piel.

 

Pero al mismo tiempo conectarme con mi historia familiar, con esas figuras que han determinado quienes somos e incorporar un pedacito de ellas a mi vida diaria.

 

Créanme que mi cabeza es un hervidero de argumentos en pro y contra, en los que muchas veces yo misma soy abogada del diablo en el proceso de llegar a una conclusión. Ojalá sus opiniones puedan ayudarme a esclarecer mi dilema. ¿Ustedes que harían?

 

 

Comments

    Dayla Arias

    Como ya lo comenté en el post del Instagram pusiste el dedo sobre una llaga que cuesta conciliar> El uso de las pieles vintage se puede argumentar que ya fueron extraídas o procesadas . Como propietaria de una tienda de ropa vintage y rediseñada siempre he optado por esta vertiente, ya que considero que practicamente cualquier producto nuevo, sobre todo los extraídos del petroleo generan una gran contaminación ambiental.

    Yo misma poseo un abrigo de piel que ocasionalmente he vestido y que al igual a vos tiene un significado afectivo ya que mi madre fue quien me lo regalo. Pero, a la vez me ponés a pensar en lo que implica vestir pieles de animal. Esto se puede hilar mas fino e inclusive hablar de lo que comemos y la jerarquización que le damos a ciertos animales sobre otros.

    La respuesta no la tengo, aunque si tiendo a inclinarme por la primera posición.

    Reply
      admin

      Dayla, mil gracias por compartirme tu visión sobre el tema. Ciertamente es complejo, en el consumo de pieles exóticas se junta la ética, la sostenibilidad, el consumo responsable, el maltrato animal y muchas otras cosas. Es un tema plagado de áreas grises por que por ejemplo, las grandes casas de moda que han renunciado al uso de pieles, siguen utilizando lana, piel vacuna o cashemere de manera que desalentar el consumo de piel animal es una media verdad. Y por otro lado, si la alternativa es el plástico, no estoy dispuesta a adoptarlo por ser tan altamente contraproducente para nuestra salud y para el planeta. Quizás, en base a comentarios como el tuyo, me inclino a pensar en que mi decisión es la de consumir responsablemente (considerando que es una pieza de segunda mano, que ya fue producida, y que además es una prenda con valor sentimental) pero, no estimular, ni propiciar el comercio de pieles. Siempre super grato “conversar” contigo y compartir ideas. Abrazos

      Reply
    Irina Espinoza

    Muy bueno tu artículo y muy bien documentado. gracias, que buen tema!
    Yo ahora como vegana pase por un conflicto similar al descubrir en la transición de chaquetas de invierno a las de primavera o de otoño a invierno, que mi chaqueta de cuero había sido siempre muy útil.. la dejé de usar, pero luego llegue también a esa conclusión (mientras decidía que hacía con mi chaqueta…si la regalaba o la dejaba envejeciendo en el armario) que la pobre vaquita ya sufrió y murió…
    Ahora no me he comprado ni me compraré mas nunca un producto de procedencia animal, y apoyo con mi compra a diseñadores como Stella McCartney, la cual desarrolla plásticos o materiales sintéticos Biodegradables. Idealmente podría ser el desarrollo futuro de la industria de la moda!
    Aunque si entiendo que el mensaje es confuso cuando amigos me ven vistiendo la chaqueta de cuero, trato siempre de explicar las razones del porqué decidí no deshacerme de esta… como dices tú, valorar algo que ya está hecho y tienen un valor sentimental. Lo importante es tener consciencia de nuestra acciones y cómo impactan estas al planeta tan frágil en el que vivimos ahora

    Reply
      admin

      Muchas gracias por tu comentario, me alegra que el tema te haya parecido interesante. Creo que el dilema siendo vegana es aun mayor, pues tus convicciones son de carácter ético y forma parte de tu estilo de vida. Sin embargo, coincido contigo en que si ya tenías la pieza, está en buenas condiciones y te es útil la continúes usando; así como apoyes las alternativas existentes en el mercado de prendas hechas con tecnología ecoamigable. El problema es que a veces los defensores y activistas de ciertas causas se vuelven muy ortodoxos y no dejan espacios para la lógica, los afectos ni para la realidad que está cargada de grises.

      Reply

Leave a Comment